Una vinoteca a lo Starbucks

¿Nadie daba un duro porque Starbucks tuviera éxito con el vino en sus café-lounges? Pues han acertado los que pronosticaban que era difícil emular el modelo del café incluyendo menús con vino, y eso que la propuesta sólo se ofrecía por las tardes. Desde enero, la compañía que acumula más de 20.000 cafés en más de 160 países, ha pedido disculpas porque están pensando en nuevas ideas “Roastery” donde sólo se pueda comer y beber un buen breakfast, un lunch o incluso un dinner, que la especialización por locales está ya inventada.

Según The Forbes, “la carta de vinos y cervezas artesanas era mediocre con tapas poco sugerentes como el dip de alcachofas con espinacas o el bagel con chorizo”. En los próximos locales, un chef más científico ha creado los “sous-vide” que son como bocados de huevo cremosos a baja temperatura y sabores como el bacon o la pimienta. No comment.

menú-vino-starbucks

Por no citar que la visión de Starbucks no previno que los niños durante la “happy hour” campaban a sus anchas en las cafeterías recibiendo impactos sobre la publicidad del alcohol. Lo que nos interesa no es tanto enfatizar una critica al fast wine sugerido por la cadena iniciada en 2010 en Seattle, sino en elogiar lo bueno que tiene para replicarlos como experiencia en algunos de nuestros wine bars o vinotecas y tiendas.

No deja de ser un hecho que el presidente Howard Schutz ha creado un programa triunfador (bueno, tardó en arrancar tres décadas) que se estudia en todas las escuelas de negocio del mundo. Nos animamos a sacar partido de las grandezas de esta marca experta en experiencia para aplicarla a los bares de vinos tragos y tapas que igualmente son sensoriales, ¿o no?

Starbucks_beer_wine_1

 

1. La creación de una atmósfera relajada y amigables es clave, teniendo en cuenta que más que el gusto intrínseco del café en vasos de papel, Starbucks diseña un ecosistema externo donde el factor precio puede generar más placer, así es. Se trata de crear espacios muy sensibles con la cultura de cada país y cada público por 2,50$ y free wifi. En zonas universitarias, los estudiantes lo tienen de retiro de estilo cool. El cliente de vinos en nuestro ámbito busca un espacio ocioso donde descubrir, aprender y relacionarse. El vino se suele tomar en grupo, por eso las actividades en bares de vinos deberían ser  básicas y la pedagogía una obligación. El confort y la aspiración que tiene el cliente se respeta. ¿Por qué no se respeta que el disfrutador de vinos busca una serie de necesidades tales como sofisticación, variedad, atmósfera campera ligada al viñedo, ambiente de grupo y gusto por platillos variados para seguir entrenando el paladar?

2. Starbucks es una marca que pregona la sostenibilidad, cafés eco y las marcas locales, además prioriza acuerdos más justos con sus proveedores y empleados. Con su campaña de “One Tree for every bag”, han conseguido donar 20 millones de semillas resistentes para granjeros. Su objetivo, crear una empresa que perdure en la mente del consumidor, para ello genera campañas de apoyo a estos mismo granjeros para financiarles. Echamos en falta una verdadera conciencia que asocie una mayor relación viñedo-bar o que premie a los viticultores con buenas prácticas, no sólo que seleccione vinos por su biodinámica y certificado ecológico. No está de más colaborar con organizaciones de reciclaje y alimentos, o salud que nos ayude a llenar de contenido nuestra marca de vinos.

3. La eficiencia está garantizada a través de procesos rápidos que agilizan máquinas automáticas de expresso. Los vinos por copas en cavas, la temperatura excelente, el descorche, el decantado o los cierres al vacío deben ser parte imprescindible del cuidado al vino y sobre todo, una manera de abrir más botellas en menor tiempo y rotarlas en buenas condiciones.

4. Las bebidas especiales y las novedades están a la orden del día en Starbucks. Incluso si queremos algo más especial, los baristas entrenados nos lo hacen. Nos gustan en los bares de vinos que haya una selección divertida y raruna de vinos, pero también los clásicos locales para repetir o alguna mixología imaginativa de vinos con refresco y combinados, por qué no. La rotación de la carta debe ser imprescindible con vinos curiosos que cambien por mes o estaciones, o en función de los gustos del aficionado. El creador Schutz se inspiró en el modelo de negocio de los baristas italianos que convertía al café y al gusto del cliente en su punto de foco.

Fraggino apan

El fraggino helado es una novedad con vino de arándanos en Japón

5. Starbucks no es sólo un café, “es una inmersión en lo políticamente correcto o un refugio cultural de nuestro sistema”, según los teóricos de la economía del consumo. ¿Somos capaces de dar nombre a un wine bar o una identidad del mismo calibre? Podríamos aproximarnos diciendo que las neotabernas de vinos pueden ser reflejo de la búsquedas de nuevas sensaciones, de volver al origen agrario que todos tenemos, o de viajar de forma exprés a sabores y países nuevos?

6. Snacks, sandwiches o tés de moda y sin cafeína no dejan de ser un estudio de las demandas del cliente Starbucks durante los tiempos de su estancia. En vinotecas debe haber pizarras, pero también muchos vinos por copas, variedad de copas como vajilla, divertidos platos para combinar, o incluso catas en directo para seguir aprendiendo. El handicap está en proponer espacios vinícolas de relaciones enla urbe donde el vino irremediablemente vaya ligado a la cena entre amigos o a las catas. No ocurre en capitales del vino como Rioja donde el chateo y la fiesta anima esta demanda, por eso en la ciudad hay un reto más.

7. La calidad del café ha promovido la comercialización de los mismos cafés en la misma tienda y en otros puntos de venta. Esto no está reñido en apoyar nuevas marcas o novedades como los cafés especiales, nuevas recetas para estaciones o aniversarios. No hay duda de que la calidad del vino debe ser una constante, pero también ir añadiendo nuevos vinos de la casa que puedan incluso venderse en el mismo bar.

8. ¿Por qué son tan majos los empleados? La empresa los califica de partners y algunos son socios de verdad en el rango de accionistas. Starbucks los tiene bien satisfechos con buenos sueldos y seguros de salud. “Si el empleado está satisfecho, se siente más comprometido”, es el lema de la cadena. Apostemos igualmente en nuestras tiendas o bares más formación, pero sobre todo porque el profesional sepa de enología y análisis sensorial pero también de ventas, pedagogía, psicología y servicio. No hacemos nada contando que un vino recuerda a pasas de Corinto y mazapán si el cliente tiene en la pizarra tres vinos de la misma tipologia pedro ximénez. Aprendamos del wine bar BA de Bairro Alto de Lisboa con excelentes críticas en Tryp Advisor. De él, se valora a pesar de su pequeño tamaño, de “tener camareros llenos de calidez, informativos y buena profesionalidad, de disponer de vinos por copas, buenas recomendaciones de otras personas y buenas tapas”. ¿Nos suena?

9. Es importante para crear lealtad de marca, promover como hace la cadena de cafés, tarjetas con premio y estrellas de forma digital o en sus espacios físicos. Abogamos por bares o tiendas donde nos gratifiquen con nuevos vinos o actividades, viajes, o que nos vayan animando a probar el espectro de vinos del mapa español.

 

El cliente del wine bar y Starbucks es muy similar por en ambos sitios se buscan ambientes estimulantes y a la vez de relax a través de productos de calidad y experiencias multisensoriales. Los jóvenes que citábamos en otro post son fervorosos clientes del templo del café y lo que dicen del vino según un estudio es que “les gusta el sabor, lo relacionan con comida y les ayuda a relajarse”. Otros opinan que es caro, snobista y pretencioso, poco cotidiano.

¿Tenemos o no mucho por mejorar en nuestras tiendas y vinotecas?

Si tienes ideas brillantes, ¿nos las cuentas?

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

3 comments

  1. Buenas tardes Maite.
    Enhorabuena por tu publicación. Estoy elaborando un plan de negocio de un WINE BAR basandome en un concepto parecido al de Starbucks, vamos!!! me ha venido “como anillo al dedo” leerte.Muchas gracias por tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *