¿Tu vino es de la comunidad?

Me llama la atención que el comprador mexicano más aficionado a los vinos y de poder económico más alto se debate entre los vinos mexicanos y los españoles como un poder de fuerzas en los que impera al final el precio. Con esto quiero decir que si se trata de comparar la querencia hacia lo autóctono y lo culturalmente propio, el comprador mexicano prefiere lo suyo, pero los precios de los vinos mexicanos superan los 20 € en muchos casos, así que en cuanto poder de marca, precio y aspiración europea (y más bien recordatorio histórico), triunfa el tinto español (sí, tinto).

Entre los vinos españoles, hay mucho que elegir que el sacrosanto vino de Ribera del Duero y Rioja, con algún vino de Bierzo y de vez en cuando algún Montsant o Ribera del Guadiana. En este match vinos mexicanos/españoles, el tinto Château Domecq Cosecha Seleccionada 2009 destaca como tinto rara avis ya que supone la mejor fusión de ambas culturas vinícolas hispana mexicana, y un vino lleno de grandes valores como empresa vinícola, algo que siempre destaco, y una carrera triunfadora. De hecho, es de los vinos mexicanos más vendidos siendo de origen español gracias al arrojo de Pedro Domecq y la visión del empresario Antonio Ariza, que fue el baluarte del éxito de este vino en México.

Antonio Ariza

Tanto es así que este hombre consiguió que los vinos de Casa Domecq y el brandy Presidente (primer brandy de América) triplicaran a las ventas de los vinos de la casa fundacional en Jerez. Un sorbo a este Château Domecq 2009 de 12 meses de roble a base de cabernet sauvignon, merlot y algo de nebbiolo, nos hace percibir que viene de un viñedo puramente mediterráneo, pero muy bien aireado por los vientos del Pacífico, lo que se deja notar en su sorbo y aromas elegantes, hacia los tostados finos y cremosos que no dominan, con taninos redondos que nos dejan un halo de cerezas al licor, muy equilibrado. Un tinto que no habría que matarlo con platos demasiado picantes de los locales, sino con una buena carne a la parrilla con salsa especiada y punto o unos quesos ahumados como el provolon que tanto gusta por acá. El vino cuesta 220 pesos mexicanos (unos 13€) de excelente calidad y precio que provoca la envidia de un bebedor de Burdeos por su estilo.

Nos interesa además de esta bodega los valores del “Tío de América” que representa el personaje de Antonio Ariza, un ejemplo de productor de bebidas muy emprendedor que siempre concibió el vino en simbiosis con otras empresas y actividades con el fin de generar cambio social en la zona.

La elaboración del vino Château Domecq fue más que un proyecto meditado, más bien fruto de una casualidad que supo aprovechar el director de la bodega en quien la familia Domecq puso toda su confianza. La realidad es que en los años 60 la casa Domecq era un importadora de vinos y destilados en México que vio temblar su negocio ante la prohibición de la importación de vinos y licores. El germen de esta nueva conquista del nuevo Mundo en versión líquida fue la creación del brandy y unos vinos surgidos ante la necesidad de beber vino durante una comida, así se aprovecharon los tintos en rama que se destinaban a la destilación de las holandas. El vino casero y casual gustó tanto a los comensales que se vendieron 100 cajas, pero etiquetadas al revés por las prisas.

Hoy la casa produce casi un 10% de la producción total de México entre todos sus vinos y sumando todas las regiones mexicanas, aupada además con la expansión mundial de ventas después de que la bodega haya sido adquirida por el grupo de bebidas Pernod Ricard.

Château Domecq Las Misiones

¿Cuáles fueran las hazañas de este pariente rico de América, junto a la familia Domecq, del que tanto podemos aprender como un modelo de vino social?

1. Fue promotor de una región vinícola. Creó un plan de desarrollo de productos mexicanos de calidad mundial. Investigó el cultivo de nuevos viñedos en el Norte de Baja California, decidiéndose por el Valle de Guadalupe y la bodega en una comarca que por sus características climáticas únicas se bautizó como Valle de Calafia.

2. Creó una cava de vinos que adelantó el enoturismo en la zona, una de las más bellas de la zona: Las Misiones.

3. Impulsó una nueva raza de caballos para adaptarse a la charrería mexicana, un tipo de caballo que fue llamado Azteca, una mezcla del caballo que venía de la raza española de Andalucía, el lusitano y el criollo.

4. Admirado como gran filántropo, de hecho se le concedió en 2003 el Premio Nacional de Altruismo y Filántropo del Año (2000) porque siempre que pudo colaboró en fundaciones de beneficencia para enfermedades del hígado y en la conservación de proyectos de conservación de la naturaleza.

¿Me creen ahora cuando digo que el vino es un medio de aprendizaje o como locomotora social? No hay más que escuchar al propio Antonio Ariza sobre su motivación de hacer y vivir el vino:

“No hay nada por pequeño o grande que sea, si está en mi capacidad y en mis fuerzas, que yo no haría por México. El hombre no sólo es de donde nace, sino de donde se hace, y yo me hecho aquí. Todo se debe a este noble y hermoso país”.

Pasaría casi 60 años en México hasta el 2005 que murió. Las bodegas son seres sociales, agentes de cambio, cada vez más, no sólo son generadoras de unos beneficios económicos por litro, viven en comunidad.

Pregunto ahora si tu bodega, tu negocio del vino, está socializando o sólo produce y vende vino, y si contribuyendo a nuevas actividades con los tuyos, tus empleados, con tus clientes.

¿Estás mirándote como negocio sólo en por dentro? Ya es hora de empezar a vivir hacia fuera, compartiendo tus vinos, actuando en y mostrándolos a tu comunidad.

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 comments

  1. All this information is a copy-paste from Wikipedia. And stating that mexican cousine kills any other taste gives you no right to talk about mexican wines (or any wine or food at all)

    1. I appreciate your point about the price because it is actually wrong. I have already changed. I do not know that means that I do not know the world of Mexican wines or Mexican food in no time because I haven´t made negative comments of their wines. At all times I have praised the marketing, the taste (very peculiar for us the spanish tasters) and mission of wines from the cellar, something have to learn many Spanish wineries. Anyway, any critic comment is always welcome.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *