Rescate si no tienes ecommerce de vinos

Hay alguna bodega pequeña que todavía duda de que la palabra vino se busca casi en la misma proporción que la del móvil, es cierto, aunque sin exageraciones. Se busca más de un millón de veces al mes, mientras que la de tecnología asociada al móvil, más de tres millones, ahí es nada. Lo que es más alentador es que la “cerveza” todavía no le llega al vino ni a la suela del medio millón de búsquedas. Y más sorprendente es saber que la palabra “gourmet” y “jamón” son mucho menos seguidas aunque pudiera parecer más bien lo contrario. ¿Con qué compite la palabra vino y su venta en internet? Os lo digo: con los 800.000 usuarios al mes de la palabra “queso”. ¿Se utilizan en pareja? No.

Este post proweb y ecommerce está dedicado por esto mismo a esas bodegas y negocios vinícolas como los distribuidores de vinos que se niegan a su presencia en redes sociales, o a tener su web completa o su ecommerce en marcha.

Una de las cosas que más llaman la atención en todos los estudios sobre los consumidores de vinos en la red (España) es que son pocos (un 1,50%), pero muy fieles, una tónica que irá creciendo con el tiempo porque el sector vino tiene la ventaja de que crea cada vez más adeptos bien a sus sus catas, eventos, restaurantes, visitas a bodegas, cenas con amigos, búsqueda de marcas en tiendas, o subastas. Hablamos de un hobby en toda regala que genera un interesante negocio experimental a su alrededor, por eso no podemos sólo fijarnos en las cifras de sus ventas on line.

El comercio offline es importante, pero siempre que poco a poco las bodegas se den cuenta de ir tramando esta red de recursos desde su edificio de producción, la web como escaparate y su entorno de distribuidores. Todos ganan.

Hasta la fecha, sólo la mitad de las bodegas tienen su web, y sólo un 40% de ellas venden on line. Lo triste es que sólo un 20% de estas bodegas generar ingresos (un 7% más o menos). El usuario y comprador de vinos suele buscar en la red como objetivo y key word en cualquier país, la idea de tienda de vinos, dónde comprar los vinos, o cuál es el mejor vino posible para unas situaciones y al mejor precio. Estas búsquedas se incrementan en estaciones y fiestas navideñas.

Las bodegas, por tanto, están dejando todo el terreno fértil a las tiendas on line de venta mayorista o multimarca, y a las físicas de barrio que también hacen lo que pueden para subirse al carro del marketing digital.

¿Qué les paraliza a muchas de las bodegas para no vender al mismo tiempo que sus distribuidores o incluso para no tener una web en condiciones? La falta de profesionalización del personal en las redes sociales y el desconocimiento de las herramientas de SEO, Adwords o de analíticas para saber de dónde procede su usuario. Más aún, el 70% de las bodegas o negocios en conjunto del vino no posee blog propio porque no saben cómo hacerlo y de qué contenidos hablar, cuando estamos hablando de la vía más directa y potente de comunicación de una empresa con sus compradores. Visto lo visto, os ofrecemos algunos consejos rápidos y urgentes para salvar la situación de venta directa lo antes posible, de cara a no vernos intimidados con esta marabunta comercial y los intermediarios que son más hábiles que nosotros en marketing. No se trata de entrar en competencia, se trata de ganar amigos y colaboradores.

01-Retrato-robot

Estudio 2015 facilitado por www.bodeboca.com

  1. Es importante hacer marca sobre nuestros diferencial para incidir en las palabras claves que buscarán nuestros usuarios: seguir la estela de nuestras estrategias y valores de negocio como las críticas de compradores y prescriptores, los premios, el enoturismo, el tipo de vinos, la zona, la uva, la historia… De esta manera conseguiremos que el usuario teclee nuestra web directamente en Google sin que lleguemos a ser los de la última fila.
  1. Mandar un email directo a nuestros clientes y otros posibles compradores para ofrecer una promoción y alguna novedad estacional. La bodega puede subcontratar el servicio para gestionarlas promociones a través de empresas de email marketing y creación de bases de datos. Si no tienes tienda, utiliza el mail a mano que tengas.
  1. Intenta mejorar los contenidos e información de la web con historias contadas por tu personal, más videos, fichas técnicas, fotos de tu entorno y diario de viajes. Si tienes la web con estructura estática, añade un blog que actúe de portavoz de todas tus noticias para comunicarlo directamente en las redes sociales. La mayoría de medios de comunicación se dirigen a la web antes de hablar de un vino.
  1. Empieza a conversar con tus compradores en redes sociales, con los gestores de las tiendas que recuerda, no son tus enemigos, con bloggers y expertos con sus gustos, peores o mejores. El mayor impacto y conversación para generar una venta de vino en Estados Unidos es Facebook, así que sigue este camino de momento.
  1. No hace falta que añadas una ecommerce si acabas de lanzar tu bodega y marca, pero piensa que si lo diseñas, debes contar con unos servicios profesionales que gestionen la compraventa, que animen la web con promociones o que activen un club de vinos y analicen tus resultados y hagan las campañas de newsletters.
  1. Es muy efectivo que ayudes a tus distribuidores ya que la mayor parte de ellos no tienen ecommerce, ni siquiera un catálogo con sus vinos en la red. Por eso, piensa en crear un sitio privado para ellos para que puedan informarse de tu stock y tus novedades, o bien que les sirva de ayuda para que anuncien las catas y novedades de tus vinos. Hay muy pocas bodegas que incluyen en su web un mapa de distribuidores, pero el usuario necesita saber dónde localizar tus vinos y con quien deben contactar si no eres de venta directa, por eso, haz campaña con tus intermediarios para que te cuenten dónde pueden encontrar tus vinos.

 

Todos salen reforzados si se conversa en doble dirección y sin limitaciones y se informa adecuadamente sin ocultismos. El negocio que no se comunica no existe. El distribuidor se piensa que perderá clientes y márgenes de venta si desvela sus bases de datos, pero pierde más si no cuenta ni con web propia. Estamos en un mundo donde ya no podemos hacer las cosas según nuestros gustos o para defendernos. El mercado y la honestidad mandan y debemos comunicar lo mejor de nosotros mismos y nuestros vinos al mundo.

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 comments

  1. Maite, te felicito, muy interesante el post y el empuje desde tu blog al mundo digital.

    Permíteme hacer algún comentario;

    Distribuidores internacionales, distribuidores provinciales, distribuidores locales, he visto hasta en la misma ciudad distribuidores por código postal, clientes que las bodegas tratan en directo, la Gran distribución, Tiendas especializadas, Clubs de vinos, Mayoristas sectoriales tipo Makro, Portales de internet, Webs internacionales, ,…etc…etc…

    Creo que las bodegas, el sector en general, tiene un problema de posicionamiento y credibilidad de sus productos/ precios y la relación con los consumidores de sus vinos de mil formas diferentes y desde muchos lugares, dado los múltiples actores y canales de esta película.
    No es posible que el sector del vino lleve comercializando sus productos “casi” exactamente igual que hace 40 años.

    La transformación digital, la omnicanalidad …. conceptos básicos en el mundo actual ponen al cliente en el centro de cualquier estrategia . En el sector del vino,y la mayoría de sus profesionales no piensan así, en el centro ponen siempre el producto, el vino. El vino es lo más importante…

    Es más , no olvidaré cuando entré en el sector hace muchos años lo primero que me dijo una compañera enóloga fué que no llamara al vino producto, ya que los productos no tienen vida y el vino si la tiene…. ¿Poesía?

    Internet no es igual a Comercio Electrónico. Internet es la herramienta para comunicarnos globalmente entre personas.
    La transformación digital va más lejos, no habla solamente de tecnología, de webs, de aplicaciones móviles…. , la transformación digital ha cambiado muchos negocios y sectores, ya no se trabaja como se hacía veinte años atrás…

    …. La razón principal es que los medios y la forma para relacionarnos con nuestros clientes ha cambiado.

    No es demagogia, no lo olvidemos , lo más importante es encontrar y relacionarnos con las personas que beben nuestro vino , no el vino en sí.

    Si un cliente confía en mí, confiará en cualquier vino … o PRODUCTO que yo le recomiende.

    Un saludo

    Julio

    1. Tiene mucha razón Julio. Es cierto que el producto y el distribidor cree que tiene el mejor vino del mundo en sus manos y se queda ahí, cuando es esencial conocer que es un “producto” complejo y excesivamente atomizado, y más que lo estará en España. Los medios digitales se consideran como un enemigo cuando no deja de ser una canal de conversación con ellos. Vuestra labor de difundirlo es importante. Muchas gracias por tu aportación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *