Los secretos de la bodega de Monvinic

Foto: Jorge Cueto

Monvinic es sin duda el wine bar por excelencia en el mundo, un espacio inaudito lleno de referencias de vinos globales que van rotando por gusto, inquietud o investigación. 2.700 vinos de todo el globo a golpe de click en formato de tablets digitales que se esparcen por todo el local. ¿Cómo podemos aprender como hosteleros o tenderos del sueño que parecía inalcanzable y proyecto de Sergi Ferrer hace ya siete años? Un loco viajero de negocios que recogió lo mejor de todos los bares especializados en vinos para abrir la oferta más amplia de Europa, hoy actuando de verdadera importadora de la mayor parte de joyas de cada país. Nos hemos inmiscuido en la barra de este espacio museístico y de su gestión empresarial para sacar algunas conclusiones de si los vinos por ejemplo, los vinos por copas son rentables o cómo vender tantas etiquetas sin morir en el intento. Isabelle Brunet, cofundadora, Brand Ambassador y líder de los sumilleres del equipo, nos cuenta algunos de los secretos de la rotación de la bodega de Monvinic.

isabelle-brunet

CÓMO SE GESTIONA LA CARTA DE VINOS

Se cambia todos los meses, se seleccionan por cepas, zonas nuevas, precios… El proyecto de Monvínic empezó el 2004, año en el que Sergi Ferrer-Salat ya había creado y patentado una impresionante base de datos con la clasificación de los países productores más relevantes. A partir de esa única y formidable base de datos, se diseño una presentación de la selección sobre una tableta digital. Este sistema nos permite una actualización inmediata de la carta, ya que damos de alta y de baja las marcas que van entrando y saliendo al instante. Sin embargo, lo que nos hace famosos en el sector es la oferta de 40 vinos que vendemos por copas y que van cambiando continuamente. Desde la apertura del local en 2008, uno de los seis sumilleres escoge una selección equilibrada para cubrir uvas, estilos y precios diferentes para todos los bolsillos. La presentación es por orden alfabético. Encontramos los vinos espumosos en primer lugar, seguidos de los blancos, tintos y los dulces/fortificados al final.

La tableta digital permite pasar páginas como un libro, clickear sobre la marca aparece la ficha de cada vino con el mapa de su zona geográfica, la/las variedad/variedades de uva y el precio que le corresponde. Hasta contiene fotos de los creadores. Cuando se acaba un vino no lo reponemos por el mismo. Nuestra filosofía consiste en cambiar de vino cada vez que se acaba una botella, así que en casi siete años hemos ofrecido miles de referencias!

Monvinic -bodega

UN CLIENTE ENTENDIDO, O NO

Como cualquier bar de vinos de nivel internacional, promovemos que cada tipo de cliente se encuentre a gusto, con su propia cultura y expectativas. La prioridad es disfrutar de los placeres de la mesa alrededor de su mejor compañero, el vino. En segundo lugar, hay otros detalles que marcan la diferencia: un local acogedor, un servicio amable, una comida sabrosa, el transporte y conservación de las botellas, la temperatura del vino y la copa, tener una mente abierta para poder educar su paladar, saborear y disfrutar hasta de las diferencias de los sabores líquidos y sólidos…, sin olvidar ¡una buena compañía!

TENDENCIAS

El objetivo de Monvínic es dar a conocer vinos y podemos decir que el equipo de sumilleres está atento a la hora de recomendarlos. Intentamos ofrecer vinos de Catalunya/ España a los clientes extranjeros, mientras que animamos a la gente de aquí a aventurarse con la opción de probar botellas que provienen de unos 20 países del mundo. La presentación de la carta por botella consiste en elegir primero el país de origen, usar los filtros, como el del tipo de vino (espumoso, blanco, tinto o dulce) y definir una franja de precio. Para los aficionados quien tienen un deseo de un vino en una zona o con uvas determinadas, usaran más filtros hasta encontrarlo. Estamos aquí para transmitir y hacer recordar que ya hay más de 60 zonas vinícolas en España, por eso, nuestro reto es sorprender con vinos, para todos los gustos y momentos.

También promover bodegas a veces pequeñas donde hay detrás un trabajo humilde, discreto pero profundo con mucho respecto a la viña y su entorno. Aplicamos la misma filosofía para los vinos de Australia, Chile, Suiza, Italia, etc…, entre otros. Puede ser que haya llegado la moda a España – procedente de Alemania y Francia – de los vinos ecológicos, biodinámicos y hasta los más extremos que se llaman “naturales”. Los personas sabías y con paciencia saben principalmente que es la viña que hay que acompañar no tanto las uvas una vez en la bodega. En Monvínic, no hay tendencias; ¡la gracia es disfrutar la diversidad!

LOS VINOS POR COPAS

La gente viene a disfrutar, a viajar por el mundo sin desplazarse y prueba cada vez vinos diferentes. Nuestro sistema de servicio por copas (45-50 en la barra) nos permite vender estilos muy diversos. Desde algunos ya con mucha reputación o otros que acaban de salir al mercado o más bien desconocidos pero con detrás una persona sensible y con una idea precisa de un estilo propio. Además, podemos abrir un vino “culto” usando el nuevo sistema con aguja de Coravin, el artilugio de moda que permite “pinchar” un corcho a la manera de un bisturí para probar cualquier vino sin necesidad de descorcharlo. Me gustaría, y seguro que a muchos amantes del vino también, ver más pizarras en los restaurantes con una buena oferta de vinos por copas. Eso hace que el establecimiento sea atractivo no solo por la comida. Que sean pizarras o también otras presentaciones para promocionar el vino.

En el modelaje de nuestros sueños, como el de Sergi Ferrer y Monvinic, creo que su compromiso no ha venido de poder hacerlo realidad físicamente, sino que ese sueño consiste en ir creciendo con ese proyecto y con las nuevas demandas e inquietudes sociales del vino. En su sueño siento que el objetivo no tenía medidas ni previsiones concretas, sino que creo que su interés era evolucionar con un producto tan emocional y hedonista como es el vino, con las personas, anécdotas, sabores, viajes o conversaciones que aporta. En este sentido, su página Monvinic Store de venta on line ya permite acceder a su increíble bodega y beberla en casa, aunque no podamos disfrutar, de momento, en el templo vinícola por excelencia.

http://www.ccma.cat/video/embed/3828550

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *