Los retos de ViajesdeunCatador.com

Uno de los retos de este año ha sido crear Viajes de un Catador, una locomotora de nuevas ideas embotelladas listas para ayudar a las bodegas. ¿En qué consiste esta ayuda? En promocionarles desde nuestro pequeño rincón, en demostrar que existe una manera alternativa a la venta que no pase por los canales habituales, porque desde hace años existe un enorme cuello de botella.

En este cuello coinciden las grandes marcas populares, las uvas más conocidas, los pequeños vinos con grandes puntuaciones y los vinos de supermercado. ¿Dónde se quedan tantos vinos con cualidades y buenos precios que jamás pasan por este filtro del mercado? En las estanterías locales, en la exportación, o quizás reconvertidas en nuevas marcas a precios más bajos. Trazamos nuestra propia radiografía de qué debilidades tenían muchas de estas empresas, y empezamos  a analizar qué miedos les bloqueaban para empezar a construir una marca que ayudase a las dos partes: a bodegas y compradores.

1.Alguno de los grandes miedos que notábamos en muchas de estas bodegas es creerse su mensaje más valioso, porque creen que tienen el acertado, pero no les funciona. El vino es un sector de novedades permanentes y contenidos familiares e historias que se parecen mucho unas a otras. Nos decidimos a contar historias reales, útiles, y que merecieran la pena ser contadas. Uno de nuestros objetivos más firmes es seleccionar sólo buen vino con buenas historias, rastrear España.

2. Existe una cantidad excesiva de marcas de vinos por gamas en cada bodega, de estilos, elaboraciones, diseños sin consonancia, que no llegan a trasmitir qué misión tiene esta bodega, en qué destaca. Después se pretende que la comunicación como una especie de apaño pueda ofrecer mensajes coherentes. De ahí la importancia de crear un buen marketing y cimientos desde el inicio desde los principios y aspectos cualitativos de las bodegas, o bien armarse de valor para hacer algo nuevo que merezca la pena. No se trataba de añadir más marcas de vinos, sino de ofrecer 8 vinos que fueran móviles, pero llenos de variedad en su contenido.

3. España es un país de excelentes vinos hasta 12€, pero el comprador sólo tiene ofertas de los vinos populares gestionados por los grandes grupos en la cúspide. Defendemos al comprador de vinos para que no se aburra, siguiendo el rastro de la base de vinos que tanto asombran por su precio, terroir y originalidad a los extranjeros. En esta línea, España es una marca que queremos vender en principio a los españoles que son los que no conocemos lo que tenemos. Los precios, hasta los 15€ en casos extremos porque haya vinos que debamos apoyar in extremis.

4. Las bodegas se quedan en el aspecto más cuantitativo de lo vinos, en el tecnicismo y la elaboración, en la comunicación incesante del viñedo, de la crianza y en la biografía de sus enólogos. Nuestro reto es seleccionar las buenas historias, los beneficios de cada vino y escuchar al comprador. Viajes de un Catador no es un coto de cata, sino un club de descubridores de vinos españoles que deseamos compartir para los momentos más clásicos, modernos y originales del comprador. Queremos aportar seguridad ante el miedo de no saber de vinos ni elegir el adecuado.

¿Cuál crees que es la mejor manera de comunicar el contenido de un vino?

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *