Lo que sí es el marketing de contenidos en una bodega

Esto del marketing de contenidos para una bodega puede ser muy divertido. Supera el bloqueo y el rechazo que supone la publicidad y tiene un recorrido enorme. Desde Moving Wines somos muy partidarios de planificar las acciones de las bodegas con un buen sustento de contenidos. A partir de un buen storytelling o contenidos interesantes para los usuarios adecuados, el equipo de marketing es capaz de generar eventos o planes de redes sociales sin el síndrome del folio en blanco. ¿Para qué debe una bodega invertir en contenidos? Para llanamente hacer acciones rentables para sus compradores.

Lo haremos huyendo precisamente de contenidos de baja calidad y sinsentido que seguimos asistiendo en muchas de las marcas y bodegas. Así que hay una lista de lo que no es un marketing de contenidos, o un simple esfuerzo en solitario que abarca unos pocos medios:

  • El marketing de contenidos no es información comercial pura y dura ni una exposición constante de las descripciones de los vinos o los servicios de la bodega, como si se comentara un catálogo.
  • No es sólo hacer un blog
  • Trazar un plan de redes sociales sin planificar previamente los objetivos de la bodega, los temas o el calendario de publicaciones.
  • No aportar valor al usuario ni al comprador porque no se ha estudiado sus necesidades.
  • Sólo hacer publicidad online
  • Realizar promociones y ofertas en las redes como ingenio puntual.

Según un estudio realizado sobre contenidos en las redes y webs de bodegas se suele gastar más empeño en comunicar sorteos, donaciones para causas benéficas y crear mensajes de felicitación en fechas como el día del Padre, publicar frases populares y por supuesto, transmitir los premios y puntuaciones. El objetivo de una buena estrategia de contenidos es que un contenido sea enlazado, pero para eso hay que medir la eficacia de los resultados y conectar con nuestro seguidor. Quien hubiera pensado que el contenido que más éxito puede tener es una infografía. Los datos novedosos y las explicaciones educativas en forma gráfica resultan de interés al que comparte. Porque conocer al usuario de nuestra bodega es algo que no se suele hacer, escuchar lo que lee o comparte, y esto es una de las claves para empezar a escribir nuestro checklist de nuevos contenidos. Si hacemos una búsqueda rápida en Google sobre vino, el mensaje mejor posicionado en al red se repite tres veces en forma de tres artículos: los beneficios saludables del vino tinto o motivos saludables para beber vino, un asunto en el que el comprador insiste por encima de otras creencias.

Cuando uno teclea la palabra bodega, es llamativo también que las primeras web posicionadas son las de tiendas como Lavinia o Santa Cecilia, espacios que han pasado a ser centros neurálgicos de educación, eventos y venta ecommerce para el comprador. Una buen muestra de nuestro interés por la cercanía y el contacto directo con las etiquetas o incluso relacionarnos con otros wine lovers. Como comenta Robert Joseph el sistema de suscripción que emplean distribuidores como  Wine Society, o Laithwaites Direct Wines con la previa selección de vinos y enviándolos en forma de contenido vía mail está teniendo un retorno mucho más elevado que la venta directa en la tienda. La tienda Lavinia ha empezado a hacer una acertada campaña de promoción de vinos best seller o de algunos clientes o sus eventos a la medida por este medio.

¿Son sólo contenidos textuales los que podemos publicar en la web o en redes o sugerir a prescriptores? No. Roundamente no. Hay que empezar a trabajar en una de las herramientas más eficaces del marketing de contenidos: el mail marketing a través de por ejemplo Mailchimp, pero también trabajando en el SEO, las palabras claves para publicidad en Adwords, un ebook de nuestros consejos para clientes o un guión para hacer un video de promoción.

En función de nuestros objetivos podemos emplear unos recursos comunicativos u otros. Si una bodega quiere convencer de su filosofía y de sus vinos, le vendrá bien trabajar en las redes sociales, en listas de ratings, fotos de calidad, sus resultados de éxito, en videos y newsletter. Si busca educar, puede emplear imágenes, hacer cursos, infografías o publicar noticias actualizadas. Si pretende conectar con el comprador y conversar con él, los concursos, los juegos, las campañas de promoción o los videos generan más conversión. La motivación con el fin de que compren vino puede animarse a través de webminars. sacar ofertas, recomendaciones de otros compradores y testimonio o listas de vinos y propuestas.

Uno de los trucos y reflexiones que debe tener una bodega es conseguir comunicar contenidos que merezcan la pena para otras personas, que tengan una necesidad social. Es la mejor manera de definirnos como marca y crear relaciones sociales y futuros clientes. El 90% de los tweets son información compartida por otros. ¿Y por qué se suele compartir enlaces de otros? Nos gusta chismorrear y nos sentimos bien haciéndolo o porque somos mejores personas si divulgamos causas éticas.

Las conversaciones mueren cuando uno desconecta de ellas, cuando no son veraces, cuando son rutinarias. Dar vida a la conversación debe ser uno de nuestros moving.

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *