La nueva oleada de vinos blancos top

La aromática y brillante iniciativa organizada por Calduch Comunicación para aglutinar a los Grandes Blancos de España, me animó a recoger las novedades del momento. Era el momento de poner a prueba si los vinos blancos de España siguen el recorrido in crescendo de mostrar la cara más autóctona del país, con las uvas verdejo o albariño como baluartes, o de analizar un estilo propio ibérico que indaga en un sabor del suelo, las uvas patrias y la conjunción sabia de reposar los vinos con lías y en barrica. Proponemos un rápido tour por los estilos actuales, las cepas y las novedades más arriesgadas entre nuestros vinos blancos.

Remirez de Ganuza 2013

MIS FAVORITOS. Sin ánimo de darles tanto protagonismo, me gustó su elegancia, su trasparencia olfativa y su evolución en la copa y juego de sabores. Destaca Abadía Retuerta Le Domaine 2014, que demuestra que fuera de las DO’s hay grandes vinos con grandes paladares muy agridulces no sólo con verdejo y que no sólo proceden de Rueda o Ribera (sauvignon blanc con verdejo y otras, Sardón de Duero). No es extraño que los foreros de Verema hayan optado por este vino como su blanco del año. El chardonnay de finca de Chivite (Navarra), Finca de Villatuerta Sobre Lías 2013, atrae por su delicadeza, hacia las hierbas finas, minerales, flores o pólvora, fresquísimo por atlántico, made en la comarca de Villatuerta y tocado por la varita del enólogo borgoñón Denis Dubourdieu. También para meditar está el nuevo blanco de la bodega riojana Remírez de Ganuza 2013, un cupaje de viura y malvasía, garnacha blanca y otras uvas que atrapa la nariz por sus finas lías, sin que se aprecian sus ocho meses en barrica, un mero maquillaje para atrapar la esencia de la cepa.

LOS NEOVERDEJOS. Son la nueva generación de verdejos de viñas viejas, de elaboraciones trasparentes y que saben de verdad a verdejo. Javier Sanz es un maestro en La Seca en rebuscar en el saco de viñedos antiguos que saben a pedernal y con ese amargor fino de los antiguos, hacia el hinojo. Así es su Colección V-V 1863 2011. Entre estas novedades hay que destacar el Marqués de Arviza Cauto 2014 con vides de más de 70 años, algo picantón y lleno de flores blancas. El amor por la verdejo prefiloxérica es digno de admirar en los nuevos proyectos sobre suelos muy complejos Ossian Capitel 2013 y el Verdling Trocken 2013, un seco al estilo alemán fresquísimo. Un clásico pero renovado también es el verdejo Montespina 2014 de Avelino Vegas con más de 600 viñas viejas en la alternativa Segovia.

vinos-verdejos-ossian

GALLEGOS BAJO GUARDA. Una colección de joyitas y pruebas aguarda en cada una de las bodegas de Rías Baixas. Uno de ellos es ½ Pipa de Don Olegario Vendimia Tardía 2007, un vino extraño con toques de oxidación, cera y fondo cremoso que aturde y que contrasta con su fashionista Mi Mamá Me Mima 2014 de color verde turquesa en su etiqueta con figuras aniñadas.Los jóvenes enólogos son los protagonistas de un casting que enfatiza el sabor pizarroso del terruño del ribeira sacra Lapola 2013 a base de godello, albariño y dona blanca. También científicos son los nuevos Viña Mein que salen firmados por el bisturí del equipo Comando G. Su traslado de Cebreros o Madrid a Ribeiro en plan volante ha dado sus primeros frutos: treixadura, godello, loureiro, torrontés, albariño o lado que sabe a tierra y lías, salinos, minerales, herbáceos, sin miedo a la vejez en botella y a la barrica. Un auténtico visionario es Terras Gauda que no para de lanzar marcas nuevas para los cinco continentes. Nos gustó la finura y reposo de La Mar 2012 con caiño blanco, albariño y loureiro.

Viña Mein FB

BLANCOS RURBANOS. Nos ha curioseado que por fin haya vinos contundentes con la uva madrileña malvar tan poco embotellada, representada en la graciosa etiqueta Bailarina de Finca Herrera Vignerons (del hijo de Pascual Herrera), con pasos ligeros hacia la frescura y las hierbas finas. Como pez en el agua comercial se mueven los vinos cirquenses L’ Equilibrista, próximos a Barcelona, que son producidos por el socio de Vila Viniteca Francisco Martí. Una lanza por la xarel.lo de crianza o el cupaje en Idoia. El último blanco de ciudad es el txacolí bizkaiko Itsasmendi, un trabajoso proyecto de innovación para mezclar 15 parcelas en Gernika de hondarrabi zuri, algunas con riesling. De hecho los más viejos parecen vinos alemanes plenos de hongos, petróleo y evolución. Maravillas en su punto, cuentagotas o vinos para guardar. Ya ha llegado la revolución del vino blanco.

CanEstruc Xarel.lo

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *