El tinto que más impacta es Vega Sicilia

A pesar de que las listas de vinos por debajo de un precio son más exitosas, no podemos olvidar el entusiasmo que despiertan los grandes vinos sin importar su precio. Seguimos de nuevo la serie  de los rankings de la app Vivino para recoger cuáles han sido los mejores tintos del 2014. Lo destacamos porque en un sector donde domina la opinión del crítico, la guía de vinos, el sumiller o el periodista, se hace muy valioso conocer el gusto medio del comprador final en la app número uno del mercado en todos los confines del planeta. No es tontería los tres millones de vinos que aparecen probados y los 13 millones de puntos a todas las cosechas y subgamas.

La sorpresa es mayúscula al comprobar que Vega Sicilia Único 1995 ocupa el primer puesto entre los Top 100 Red Wines of 2014 sin discusiones. ¿Qué tiene nuestro “marca España” que no tienen otros vinos como el bordelés Margaux Gran Vin Premier Grand Crú Classé 1999 (en el 2) o el portugués Casa Ferreirinha Barca 1999 de Sogrape (en el 3)?. Hay que puntualizar la admiración por los vinos envejecidos a cámara lenta entre las elecciones de la gente, además de que Vega Sicilia Único es el tinto que más veces aparece destacado en otras diferentes añadas (1991, 1999,1998, 1994, 2000, 1996, 2002, 2003, 2004), junto al Valbuena 5º Año 2006, 2005 y 2007.

vega-sicilia-reserva-especial

Ya comentamos en su momento sobre la perfección del vino y las diferencias de cata entre los catadores profesionales y los compradores finales cuando se ponen a puntuar un mismo vino que tiene en común que es un fuera de serie. Cuando les emociona un vino, los primeros se suelen regir por factores más intrínsecos, aclaramos: la historia de ese vino en particular, la elaboración, los componentes de las uvas o los tiempos de barrica. Valoran al líquido elemento, mucho más que al precio, el gusto subjetivo, el momento o si el estilo de vino es más bebible con algunos platos, la leyenda…digamos que estos serían los extrínsecos. En el caso de los votantes de Vivino, el perfil suele se inclina como usuarios por estas cualidades de contexto o externas ya que por lógica suelen abrir la botella por una circunstancia más improvisada y de celebración y no suelen disponer de la información que tienen los expertos.

Vega Sicilia Único 1995 es el tinto de la lista más asequible ($376) y el que está más en su punto para tomar ya a juzgar por los comentarios: “Suave, fuera de serie, perfectamente envejecido y equilibrado, guauuu, lo triste es que se acabe”; “Muy redondo, con cuerpo, un final en paladar increíble, taninos delicados, genial”. Algunos le dan otros 10 años de vida, y eso que este Único con 88.340 botellas bordelesas a la venta y en la bodega descansa algo más 8 años entre barricas, aparte  el tiempo que duerme en la botella antes de salir: 22 meses en tinos de madera tras fermentar, 22 meses en barrica nueva, 28 meses en barrica envinada, 24 meses en tinos de madera grandes. Para Vega Sicilia el que este vino se mantenga tan firme y guste tanto a un público tan heterogéneo y global responde a una añada con complejidad de aromas, uno de los Únicos que mejor sabe expresar la marca del terruño de la casa, una nariz a mentolados y eucalipto mezclada con fruta compotada y profundas dosis de tostados que revelan una cuidada oxidación de la madera pero que nunca revelan que se trata de un vino viejo.

Lista Vivino Top Red Wines

Todo lo contrario, si quieres localizar a ciegas a un VS Único, esa profunda acidez frutal de larga vida y su grado alcohólico alto que se mastica en estructura dulzosa, sin caer en la sequedad, es un claro ejemplo de un estilo. Queda patente el poder emocional y unánime del tinto que recoge el sabor de las vides más viejas de Vega Sicilia, ese tempranillo con un 15% de cabernet sauvignon que empezó siendo un patrón del mejor rioja a finales del XIX.

Como demuestra el VS único 1995, como en el resto de comentarios en los tintos del top 5 de la app Vivino, no hay palabras para la subjetividad cuando se trata de poner nombre a un vino que nos encanta.

En todas las descripciones leídas no hay un criterio común ante los sentimientos y sensaciones que provocan vinos así. Al común de los mortales bebedores nos puede servir cómo los científicos han analizado las emociones: por un lado, nos podemos dedicar a aceptarlas, sólo son lo que son, el influjo de lo que sucede, sin más interpretaciones.

Por otro, las emociones son un espejo de lo que realmente nos importa, algo tan humano como eso. Por eso un Vega Sicilia Único 1995 es más importante de lo que pensamos porque nos trasmite el tipo de vino que triunfa en el mundo así pasen las modas.

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *