Cómo mejorar nuestros wine business

Todos sabemos que en el bar se hacen los buenos negocios y así lo demuestra David Gilbertson’s, un auténtico practicante de cómo convertir negocios con pérdidas en nuevas oportunidades. Él asumió la dirección del periódico Lloyd’s List, el más antiguo del mundo, y lo transformó en una de las empresas editoras y de conferencias más activas y del mundo presente en 43 países. La empresa Informa opera en nichos tan jugosos y diversos como las revistas empresariales, factura más de 10.000 conferencias anuales, venden bases de datos comerciales o publican libros y revistas académicas. Entre otras muchas cosas.

WineBarTheory.jpg

Gilbertson’s cuenta sus consejos particulares y enseñanzas en su libro Wine Bar Theory, un práctico libro de chuletas que nos pueden ayudar a mejorar nuestros wine business. La barra del bar con copa de vino en mano es la mejor metáfora, según el autor, para explayarse con confianza para relatar esos trucos y vivencias que no se describen en otros manuales de negocio y que sólo manejan los buenos líderes en el bar a golpe de errores. Con formato relajado y con copa de vino en barra, las 27 reglas propuestas por Gilbertson’s supone una bocanada de aire fresco para comprobar en perspectiva el pulmón de nuestros negocios vinícolas. La lista de consejos es larga pero nos hace reflexionar, por eso  merece la pena no dejarse ninguna en el tintero. Siempre una de ellas puede conectar con alguna de nuestras debilidades, algo que podemos mejorar en nuestros wine business. ¿No se trata de vender más botellas?, este es nuestro objetivo, pues tomemos nota:

1. Haz que tu negocio no pare de crecer, que no pare de progresar, y que además de vender vinos, graneles o enoturismo, cree otras experiencias siempre sostenibles en el tiempo.

2. No asumas que tus vinos son complejos y difíciles de vender, que tu historia familiar es la más sentimental y profunda. Haz que tus vinos, como tu tienda, tu carta de vinos o tus fichas técnicas de marcas, sean los más simplonas del mundo. Didáctica y pedagogía es = simplicidad. ¿A qué te dedicas?: ¿A vender o a complicar la cosas?

3. Ya tienes tu empresa en marcha, no pares nunca de preguntarte: ¿por qué? Las preguntas nunca son indiscretas ni obvias. Las respuestas a cada pregunta te pueden llegar a sorprender.

4. Si no tienes una decisión clara o tienes un acuerdo complejo, no lo hagas, piénsalo mucho más antes. La diferencia entre cuanta gente puede comprar un producto y cuanta lo hará en la realidad es siempre abismal. Las nuevas respuestas que aparezcan te ayudarán a generar más dinero, o bien a diseñar un nuevo plan.

5. ¿Qué haces mejor que nadie? Si te pareces a otro y no ofreces diferencias, tu cliente o tu comprador serán los que pondrán el precio de mercado.

6. Parece fácil pero no lo es: ¿sabes hacia donde vas? Pues diseña tu hoja de ruta. Es la manera de empezar a caminar según unas prioridades y que no te pierdas nunca en las distracciones.

7. Si no avanzas, tu negocio se mantiene y esto provoca un marcha atrás. No tienes más remedio que hacer cosas nuevas para crear otras oportunidades.

8. No generes más beneficios a costa de no incrementar tu producción o tu inventario. Las empresas que ahorran en costes no son sostenibles en el tiempo, intenta vender más de lo que tienes, no de imponer impulsivamente el tijeretazo.

9. Dota de valor la compra de tu cliente: averigua por qué compra tu producto y lo que hace con tus botellas después. Si lo haces de otra manera más creativa y con valor, tus clientes te verán mucho más implicado y ellos se lo creerán.

10. ¿Por qué en lugar de ahorrar costes de material revisas escrupulosamente si realmente estás derrochando en otros gastos que no necesitas? Cualquier reducción drástica de costes, será una penalización para tu cliente y éste no se lo merece.

11. Los que no confían en el marketing no tienen claro cómo hacerlo, o lo ven como un coste. El marketing más efectivo es el que te duplica tu inversión inicial.

12. Las elecciones del comprador a veces son impredecibles, así que hay que vender para los convencidos y los que están a punto. Si una campaña no tiene éxito, pues repiénsala de nuevo.

13. No puedes esperar que sea aceptado un producto que nadie ha visto aún. No te queda otra que arriesgarte y lanzarlo, pero con unos mínimos cálculos…¡

14. No hay jefes indispensables. Quien está mejor preparado para abrir la puerta de tu negocio y ser su responsable es quien la abre todos los días. ¡Dale un voto de confianza¡

15. Todo negocio debe aceptar el riesgo, lo que no significa imprudencia. Forma parte de la toma de decisiones. Si no arriesgas algo, arriesgarás mucho.

16. Los analistas de las empresas son expertos en desgranar las oportunidades que pasaron, pero éstas son la clave del negocio. Apuesta por una intuición calculada que es la tuya.

17. Nadie es un superhéroe, así que conviene rodearse de los mejores talentos, e incluso de posibles sucesores. Cuanto más delegas, multiplicas la energía y la velocidad de ejecución.

18. Pregunta a un miembro de tu equipo en qué es bueno de verdad. Es mejor un equipo de expertos en cada materia que un grupo de generalistas que saben de todo.

19. Conoce a tu gente y sácale más partido. Recluta y promociona al chico de los cafés que es el que mejor lo hace.

20. Los cameladores y vendedores de motos no siempre son pensadores razonables. Suelen atraer a los que se les parecen.

21. Más vale un equipo reducido y con potencial que uno enorme pero débil. Más vale cavar un agujero con tres hombres en un día que hacerlo durante tres días con un solo hombre. El coste al final es el mismo.

22. Cada vez que adquieras un negocio o abras una línea nueva de negocio no pierdas de vista al cliente de la empresa. ¿Está creciendo?, ¿Podemos ayudar?, ¿Cómo nos ayudará a nosotros?

23. Cuando crecemos como empresa, la burocracia es el enemigo a batir. Intenta que si tienes una gran empresa tenga la actitud de una pequeña manejando los detalles, cuidado al cliente u ofreciendo alternativas para que los empleados sientan el trabajo como un lugar inspirador.

24. Gestionar una empresa no significa perder la condición de seres humanos, es empatizar aún más con los tuyos para crear un espacio de trabajo afable.

25. Agradece los éxitos del equipo porque algo pequeño y sin importancia quizás puede ser muy grande en breve.

26. Las disculpas forman parte del mismo soniquete que los buenos días. Todos los líderes tienen un lado humano aunque exista un problema.

27. Cuando hay un conflicto, la solución es ponerse en los pies de la otra persona. Comprueba cómo se siente tu competidor, y siempre, tu empleado.

 

¿Hay alguna regla con la que no estás de acuerdo? Yo me quedo con 4 de ellas.

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *