Cómo hacer vinos con I+D EN Rioja

Ad Libitum

El proyecto de Juan Carlos Sancha “a su aire” como rezan sus etiquetas Ad Libitum, tiene muchos principios de ser exitoso en los tiempos que corren. “Si recuperamos las uvas locales podemos innovar desde nuestras raíces”, un lema que reivindica la artesanía de lo pequeño y la investigación de lo autóctono frente a la democratización de vinos uniformes, con uvas afrancesadas y menos alma.

Un riojano, más conocido como gerente de Viña Ijalba, que que riza el rizo y hace vinos extraordinarios entre lo ordinario de Rioja en apenas 5 hectáreas donde juega con 27 uvas distintas. Un claro ejemplo de que en Rioja se pueden hacer vinos diferentes.

Juan Carlos Sancha

Se nota el deje científico de Juan Carlos Sancha (es profesor universitario de Enología en la Universidad de La Rioja) en su nueva bodega Ad Libitum. Para ella ha utilizado una expresión latina con la que el autor ha pretendido sentirse libre “a voluntad” para hacer los vinos que querían hacer y sentir. Una marca de vino impronunciable para el consumidor, cayendo en el exceso del latinismo. ¿Pero entonces por qué lo destacamos? Por materializar unos vinos con un efectivo posicionamiento en el mercado, su inclinación a proteger al medio ambiente y por tener un mensaje claro y materia prima que lo distingue de la competencia. Quizás hasta en eso se quieren convertir en vino de culto?

Estas son algunos recursos en su plan de marketing libertario, pura investigación y filosofía:

 

VINOS CON UVAS EN EXTINCIÓN

Tempranillo Blanco Ad LibitumLA TEMPRANILLO ALBINA. ¿Quien confiaba en un tal tempranillo blanco o una maturana tinta en una Rioja dominada por el trío del tempranillo tinto, garnacha y mazuelo? El enólogo se encontró en una cepa un sarmiento blanco de tempranillo y lo llevó rápidamente al laboratorio. Conclusión: existía la mutación albina de la tempranillo blanca, con un 97% de similitudes genéticas con su hermana tinta: granos pequeños y maduración temprana. De la prueba se hicieron 6.000 botellas de Ad Libitum Tempranillo Blanco, un vino blanco con 11 meses con un barniz de madera con aromas a madera justos, aunque muy fresco en acidez y con estructura de tinto y cierta grasa, muy largo.

LA MATURANA TINTA, PERO DE NAVARRETE. Junto a Fernando Martínez de Toda como catedrático supervisor de la Universidad de La Rioja, Sancha se arremangó entre viñas abandonadas de Rioja para encontrar casi 30 clones y variedades locales minoritarias en la zona.

Los archivos del catastro le han confirmado que llegó a haber 44 variedades riojanas en 1912 en la zona, de las que hoy junto a las más conocidas apenas sobrevive la maturana tinta, comercialmente adaptada pero conocida en Rioja como maturana de Navarrete, muy en boga en los últimos años entre los vinos riojanos porque forma parte de la receta de vinos de Viña Ijalba,Vivanco o Valdemar. Ad Libitum Maturana Blanca

De la maturana apenas quedaban 17 cepas en Navarrete, de la que los ensayos han hermanado con la uva castets, una prima de la carmenère bordelesa, que fue una derivación de la cabernet sauvignon y la cabernet franc. Nos pareció el Ad Libitum Maturana Tinta, con más botellas que el blanco (17.500 botellas), un tinto de color precioso violáceo con olores muy pimientonados, muy especiado, pero con un feliz trago frutal.

Juan Carlos Sancha confía en la Maturana de Navarrete, una “variedad con que va a tener más proyección en Rioja en los próximos años. Otro tipo de maturanas en España serian de uva merenzao que presenta sinonimias con la trousseau, bastardo y la maturana tinta, pero que no tienen mucho que ver con la que se adaptó en este clima riojano. La de Navarrete produce vinos con mucho color, aromas a especias y de gran contenido de taninos y redondez en boca que es interesante como varietal o como complemento de otras uvas.

Peña El Gato Garnacha

LA GARNACHA TINTA VIEJÍSIMA. Otra uva en extinción por su vejez es la garnacha de casi 100 años que Sancha ha recuperado de un viñedo de su abuelo. Le ha puesto el nombre de Peña El Gato y lo ha elaborado también en tinas de 500 litros para aprovechar sus virtudes florales, para después criar el vino en barricas 13 meses. El vino es de color precioso, lleno de fruta y personalidad, marchitos florales, orgánico, de trago infinito pero muy fresco por su mineralidad y fruta.

 

OTROS MOTIVOS DE VENTA DE AD LIBITUM

VINOS 100% ECO EN RIOJA. Ad Libitum Dispone de 5 hectáreas de viñedo cultivado en ecológico, en orientaciones que favorecen la aireación de las viñas en orientación sur adecuada. Una bodega rara avis con sello ecológico entre las bodegas riojanas junto a Viña Ijalba, Santiago Ijalba o Alicia Rubio. No utiliza herbicidas ni plaguicidas, sólo sales minerales, procesos tradicionales o levaduras propias.

¿Qué consigue con estas prácticas los vinos Ad Libitum? Menos enfermedades, más resveratrol y carga de antioxidantes en los granos de tintos. Son vinos que recibe el doble control de la DO y el sello de la Agricultura Ecológica. Hasta los corchos son naturales, sus cápsulas con menos metales y las botellas reciclables.

BUENOS PRECIOS. La difusión de uvas poco conocidas pero de gran trabajo enológico se compensa con unos precios competitivos: Ad Libitum Tempranillo Blanco y Maturana Tinta (6,90€+IVA) y Peña el Gato Garnacha a 9,90€+IVA. No es raro que se lo quiten de las manos, sobre todo los extranjeros donde va a parar el 65% de las botellas.

¿Conoces bodegas y vinos que tengan tanto mensaje, uvas raras y desarrollo con cabeza detrás?

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *