Por qué triunfan los vinos de Australia

Un estudio reciente sobre los factores que han llevado al éxito al mercado de vinos australianos evidenciaba que todas las bodegas estaban más orientadas al marketing. Lo comparaba con los países del Viejo Mundo y especialmente con Francia, donde las bodegas se habían afincado en reformar pequeños productivos, o en el turismo, pero poco más.

En este sentido, conviene aventurarnos a conocer, como ya lo hicimos en el post sobre el éxito de los vinos chilenos, las soluciones que ofrece la industria aussie para liderar el mercado en 2025, un plan calculado que ya quisiéramos para nosotros. El país al completo ha elaborado el informe Estrategia 2025 en la que asegura que se comerá el mercado mundial a pesar de que sólo vende el 2% la producción mundial y que exporta solo un 27%. Su éxito de ventas desde 1966 en el mundo lo ha impulsado sin necesidad de protección gubernamental ni medidas proteccionistas. Dentro de 30 años, a pesar de sus magnificas cifras, los vinos australianos pretenden convertirse en el primer productor, alcanzando los 4,5 billones de ventas anuales y ser además el más próspero.

Su temor mayor pasa por competir en igualdad de condiciones con el mercado chileno por vender estilos de uvas y variedades de uva similares, calidades, la nueva ola de vinos premium de precio medio, conocimientos e infraestructura. Italia también les preocupa como país competidor y Sudáfrica como país revelación, pero nadie duda que Australia tiene la supremacía que ostenta ser el número uno del lineal del supermercado de Estados Unidos y UK. En estos 15 años de desarrollo de la marca, todos los vinos del país se han vendido con el apoyo de otra marca paraguas: “Australia”, una marca que promociona el país y que ha cambiado la manera de percibir su vino a tono con las tendencias mundiales que unen gastronomía y vino, estilo de vino, salud y bienestar. Estas son algunas de las estrategias que siguen los vinos australianos que conviene predicar como un mantra entre nuestras autoridades, clusters y acciones de bodegas:

vinos de Australia famosos

 

EL CONSUMO INTERNO A TONO. El consumo de los australianos ha subido como la espuma (24 botellas anuales por cápita), un 80% son vinos de mesa que va sumando puntos en calidad hacia vinos más refinados que suelen tener como precio límite los 12 dólares. Los cambios tecnológicos y en la enología, ejemplo para todos los demás países, han ayudado ha sacar a la luz vinos excelentes que son acompañantes ideales de la dieta mediterránea, un boom culinario del la que han participado los inmigrantes europeos, esa eterna fusión física, humana y de ideas.

El vino como bebida forma parte de un estilo de vida muy saludable, reforzado por campañas que asocian vino con la reducción de enfermedades del corazón, y con otros consejos de vida saludable que van sumadas a actividades de turismo, cocina, ocio y arte. Toda una oferta de hobbies de la que se benefician en las principales zonas productoras y que ha creado experiencias tan atractivas como las que predica la agencia de turismo australiana visitando un tour de las bodegas con vinos más premiados, por poner un único ejemplo.

ESTILO DE VINOS, ESTILO DE VIDA. Nos quejamos de que España es un país de grandes grupos bodegueros que domina el mercado y la gran superficie, pero en Australia sólo diez bodegas de mil dominan el 84% del mercado y el 6% de las marcas garantizan el total de ventas. Marcas como Jacob’s Creek, Lindemans Bin 65, Rosemount Diamand Label Series fueron las primeras. En la región de Victoria conviven 400 bodegas en 17 regiones distintas. En sus porfolios es corriente ver vinos de cepas de distintos climas, cálidos y fríos, mezclas que aportan diferencia y novedad. Pero también su buque insignia, la shiraz, cepas francesas perfectamente adaptadas, y hasta nuestra verdejo o la riesling alemana, alrededor de la cual se ha creado en Claire Valley (Adelaida) una ruta a la medida. Todas son bodegas que presumen de economía de escala que se adaptan como anillo al dedo a la demanda enorme de vinos de bajo precio en supermercados.

VINOS SIN LÍMITES. Australia es líder mundial en las estructuras físicas de elaboración de vinos porque son capaces de desarrollar excelentes varietales a buen precio, hay que remitirse a los ejemplos de las zonas pioneros Victoria o New South Wales. Es una país que compite sin dificultades con las restricciones climáticas de Nueva Zelanda y con el control de las denominaciones de Francia, Italia y España. En este ambiente permisivo y más libre, el negocio es mucho más emprendedor. En Australia la tierra cuesta menos, se puede elegir variedad de climas, orientaciones, viñedos y hay disponibilidad moderada de agua, a pesar de su escasez, lo que les obliga a buscar suplementos extra y a mejorar los procesos de innovación de su aprovechamiento.

COSTES, VOLUMEN, SIEMPRE COMPETITIVOS. Aunque Australia es difícil que pueda competir con el know how de los enólogos o la calidad del terroir de Europa, tiene la habilidad de competir en precio, con sus costes competitivos, un mejor branding y el apoyo del Gobierno. Con un nuevo plan 2025 siempre en movimiento, la industria se ha propuesto aumentar la producción de litros a 1.650.000 toneladas exprimiendo la productividad de los viñedos, por lo que cada año se espera plantar unas 1.500 hectáreas nuevas.

Vinos de Australia imagen antigua

 

I+D EN VIÑEDO, EXPORTACIÓN, MARCA…. La investigación es claramente superior a la que se realiza en Europa. Sus objetivos en laboratorio son la tipificación genética de las variedades, auto sostenibilidad del sector, control del agua y constantes reuniones con investigadores europeos y miembros de la OIV. Cada una de las áreas de trabajo se asumen como retos, de ahí que se hayan esforzado en ser número uno en procesos logísticos y de packaging del mundo.

MARCAS HUMANAS. Algunos de los preceptos de muchas de las bodegas australianas es su limpieza, el respeto al medio ambiente y la personalidad comercial de sus enólogos que participan activamente en la promoción de los vinos. La diversidad geográfica y el conocimiento internacional de sus viticultores es algo con lo que no los europeos no pueden competir. Ni que decir tiene que este desarrollo nacional contribuye al empleo regional, a la generación de negocios, al turismo y la inversión de capitales en empresas.

BRANDING MINIMALISTA, DUTY FREE. ¿Por qué su imagen de marca es tan influyente en el supermercado? Los vinos del canguro fueron los primeros en adaptarse a los gustos diarios de todo tipo de consumidores borrando nombres de viñedos y autores de bodegas a la europea, o apostando por marcas fáciles de recordar y variedades de uva como simple señuelo. Han apostado por la simplicidad: marca y variedad, facilidad de reconocimiento visual, y un posicionamiento efectivo basado en valores de respeto al medio, estilo de vida y salud. Sus claves publicitarias se basan en promocionar sus capacidades de industria y su originalidad como país. Sus medios de actuación son los foros del vino e instituciones.Estos paradigmas recogen “el sol de cada botella” que se empezó a promocionar en 1984 en Londres animado por el potencial que veían los Masters of Wine en cada marca y que descubrieron como tierra de conquista en sus primeras visitas al continente.

POLITICOS Y BODEGAS UNIDOS. La expansión de los vinos australianos al mundo se ha debido a la excelente coordinación del gobierno con los organismos creados para ocasión: The Australian Wine Export Council y The Grape and Wine Research and Development Corporation, que colaboran en la expansión del vino en otros mercado, auditorias, revisión de calidad, y promociones con las agencias de turismo nacionales. Además, el gobierno favorece políticas de exportación para pequeñas y medianas empresas y promueven acuerdos con Europa para facilitar determinadas prácticas enológicas, o garantizan la libre exportación sin trabas de sus etiquetas. y algo importante: todas las marcas se venden bajo el paraguas de la marca Australia, que a su vez identifica otras cualidades como la identidad de las personas, trabajos y la imagen de vinos fáciles, versátiles, bien hechos, frescos, amigables y resolutivos en los problemas. Todo un plan de marketing como Dios manda.

¿Podemos aprender de algunas de sus prácticas?

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *