El new professional drinker (Consejos de un distribuidor de vinos)

 

Me gusta retratar a personajes con alma y entusiasmo desde este blog. Rayco Fernández o @Buenauva tiene una distribuidora de vinos desde Las Palmas de Gran Canarias (Buena Uva), un satélite volante que se hace muy cercano porque es de los profesionales más dicharacheros y activistas de la red. ¿Y si fuera un irreverente retoño de esos antiquísimos Canary Island que dieron la vuelta al mundo? Un tropel de ideas y fiestas underground, un enamorado por vender pequeños grandes vinos, los tan manidos indies.

¿Que qué son los vinos indie? No somos aficionados a estos términos de tendencia, pero en la cartera de Rayco dan el mejor juego y el término adquiere el sentido necesario: “vinos especiales que hablan de personas, lugares, no de marcas, de esfuerzos inconmensurables por hacer vinos con buena uva”.

Ojalá este chico estuviera por la península para que pudiera irradiarnos de esa energía de “professional drinker” como reza su twitter: de sus ojo y paladar clínico por los lemas lapidarios, por esa pasión sobrehumana por los pequeños grandes vinos. “Si no sientes la necesidad de gastarte todo los que puedes en comprar vinos, entonces no eres de los míos”. Con razón se llevó de calle como marchante los vinos de los tan buscados enólogos de Envínate, esos vinos de micropagos y uvas perdidas ibéricas que se acaban según salen. Rin rin… Rayco, ¿te queda alguna botella de Taganan? Por aquí se empieza la conversación, cargadita de verdades e improperios…

¿Qué es lo que has aprendido como distribuidor de estas joyitas? 

Pues que “los indies” molan… y que ellos, como elaboradores, son Don Quijote. Pero trata de convencer a los restauradores, hosteleros y otros “molinos”. Vender joyas, es un curro muy digno, duro, pero digno.

Consejos a un alevín para no cometer errores en el negocio de la distribución…

Sólo uno: si no siente absoluta pasión por el vino, que ni lo piense. Ser vendedor a puerta fría, además fiador, banquero, cobrador, repartidor (muchas veces), mozo de almacén, administrador, no tiene ningún sentido.

¿Qué mensaje se llevan de tí tus clientes?

Por suerte, en España somos muchos más los “pezqueñines” que vivimos de esto, por tanto ya no somos tan raros. El hostelero sabe que existen pequeñas o medianas distribuidoras que ofrecen artesanía embotellada, pura calidad.

También debes tener un catálogo original, organizar eventos diferentes con mucha originalidad y calidad. Un proyecto como el mío que se llama “Buena Uva” lo dice todo.

¿Para qué crees que son útiles las redes sociales?

Útiles no, básicamente vitales. Sin ellas no creo que nadie te conozca, y sobre todo, y bien gestionadas son rentables. Ayudan mucho a definir el carácter de tu empresa, y a tener un “altavoz” que te pone en la misma línea de salida que a tus competidores con mayores medios.

¿Cómo te vendes?

No lo sé. Me presento tal cual soy, soy un amante del vino y los destilados, metido a vendedor, con todas las consecuencias…

¿Cuáles son los vinos que jamás distribuirías?

Me cuesta lo de “jamás”… Hace años he vendido productos en los que no creía del todo, y es lo peor que te puede pasar. Pero me inclino por productos que tengan una persona, o familia, una elaboración… Los grupos Inversores, los constructores metidos a bodegueros, no me ponen nada.

¿Te ves como toda la vida como marchante ante tantos obstáculos?

Pues “virgencita que me quede como estoy”… Llega un momento que vendes lo suficiente para vivir encima eres “camello” de una droga legal, artesana, que elaboran personas que quieres, que puedes visitarlos, comer con ellos, compartirlo con amigos…

Dice Rayco que cada vez que sigue sus instintos, acaba bebiendo. Se ha encontrado en su periplo catadores, sumilleres y otros colegas que en el fondo no beben nada.

Pero digo yo que al final nos quejamos porque tenemos políticos que no viven la calle, o economistas que no son empresarios, pero qué es una magnífica noticia que un hijo de hosteleros como Rayco haya nacido entre botellas. Yo creo que puedo aventurarme a decir cómo le veo en unos años si él no se ve. Cuando hay verdadero placer, cuando se localiza un golpe de belleza en cada vino-O.V.N.I y uno se empeña en difundirla a deshoras, con tanta gratitud y generosidad en la vida real y virtual, ¿no puede significar que cada hallazgo, cada frase, cada conversación experiencia latida, va tejiendo ya una vida que marca huella?.

 

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *