¿Merece la pena cambiar la etiqueta de tu vino?

Etiquetas de vinos

Ya no vendes tantos vino como antes y el diseño de tus vinos es más bien neutral, sin gancho. No sabes si es oportuno el cambio o supone una nueva inversión en diseño y te planteas si es necesaria una agencia de diseño o un diseñador para hacer una etiqueta de vino. ¿O crees que con un poco de imaginación y unos cuantos primos hermanos con buen pulso podemos arreglarnos?

Hemos tenido la suerte de hablar con Sergio Aja, director de Calcco, al que conocimos como autor de la etiqueta de vino El Escondite del Ardacho (Rioja), una agencia riojana de referencia en el sector de bebidas con fuerte core en branding sensorial y visión para adaptarse al cliente pero sobre todo al público final. Calcco diseña y hace comunicación visual “para vender lanzando ideas claras, sencillas y directas. La clave para realizar un buen proyecto de diseño es formar parte de nuestros clientes si son bodegas. Nuestro éxito es el suyo si incrementan las ventas”. Este es su ideario. La agencia también firma el packaging y etiquetas para bodegas como Señorío de Otazu, Bodegas Portia, Campillo o la nueva bodega multimarca irreverente Antídoto Siete Pasos. Entre sus trabajos figuran también webs como la de Ramón Bilbao o las del grupo Artevino. Sergio Aja nos desvela si es necesaria contratar una agencia como la suya para hacer una etiqueta de vino y nos aclara algunas dudas que sueles tener como bodega.

Etiquetas de vinos Siete Pasos
Etiquetas Siete Pasos

 

QUIÉN DEBE MANDAR EN EL DISEÑO: TÚ COMO BODEGA O LA AGENCIA?

Es difícil dar con la tecla para enamorar al cliente con una creatividad, con un diseño, por ello es clave tener un buen briefing. Hay gente más predispuesta a ver cosas diferentes, curiosas y más atrevidas, y hay otros a los que les da miedo cualquier cambio, pero todo es válido. Por todo ello es un trabajo complejo, en el fondo somos psicólogos, analizamos al cliente y al público final, todos entran en la coctelera.

 TENDENCIAS ACTUALES EN LAS ETIQUETAS DE VINOS

En zonas vinícolas de España se ha perdido personalidad durante estos años, hemos querido ser modernos sin pensar en nada más. Vimos que los vinos de Nuevo Mundo venían con presentaciones arriesgadas y estruendosas y quisimos hacer lo mismo, pero para mí en muchos casos eso ha sido un error. Cuando vas a una tienda especializada y miras sus estanterías enseguida reconoces los vinos de Francia, Italia, Australia …, pero los españoles no, y mira que teníamos en ciertas DO’s una estética singular, como en Rioja y Ribera de Duero, pero como digo, la perdimos. Entraron en juego nuevas marcas, nuevas Denominaciones de Origen que buscaban un hueco en el mercado pero que no tenían el tirón de otras como Rioja o Ribera. En cierto modo esto contribuyó a que se exploraran nuevas vías de diseño. Por otro lado, la mayoría de las bodegas buscan ampliar su target y acercarse a un público joven que parece haber perdido el interés por el vino. Todo esto genera una amplia gama de estilos y desarrollos. En cualquier caso, es importante conocer el mercado del vino, dialogar con el cliente, analizar y comprender su estrategia de venta, sus canales y redes comerciales, el posicionamiento de sus vinos, etc.

¿TIENES MIEDO A CAMBIAR TU ETIQUETA DE VINO?

No hay que tener miedo a la hora de actualizar una presentación clásica, la clave está en mantener el espíritu de la marca, pero con ciertos toques, hay que ser sutil y cuidadoso. Una marca siempre está evolucionando, más o menos, pero hay que adaptarse a cada época, a veces simplemente cambiando el papel, añadiendo una estampación, o cambiando la cápsula, o bien realizar cambios más grandes, pero estos últimos con distancia en el tiempo, 6-7 años entre cambios bruscos.

SI TENEMOS UN GRAN VINO CLÁSICO PERO CON DISEÑO TRASNOCHADO…

Ahora mismo dependemos demasiado de los distribuidores e importadores, ellos marcan demasiado los estilos gráficos que deben tener las marcas, es un problema para ciertas bodegas clásicas, pero creo, que esa tradición hay que respetarla de alguna manera. Cada cliente es un mundo y hay que analizarlo de forma independiente.

 

Así fue el backstage de la creatividad de la agencia Calcco desde cero del 50 Aniversario de Bodegas Sonsierra:

 

Recuerda como bodega que si quieres empezar a cambiar el diseño de tu etiqueta tienes que pensar en cuál es tu audiencia y pensar en lo que buscan. No todos los compradores de tus vinos quieren el mismo vino o la misma etiqueta de vino. ¿No estás de acuerdo que un buen branding para tu vino eliminará de un plumazo al resto de vinos competidores?

Algunos consejos prácticos si dudas sobre cambiar la etiqueta de tu vino:

  • Piensa en un mensaje y diseño que no esté atrapada por las modas, que sea atemporal.
  • Si tienes tu packaging adecuado, úsalo para todos tus vinos. ¿No es lo que hacen todos los grandes crú de Burdeos y vinos del mundo?
  • Ya que las modas del diseño cambian cada año o las tendencias del comprador, haz una etiqueta de vino estándar pero cambia algún elemento de la etiqueta como la añada y lo complementes con un evento como novedad.

¿Estás vendiendo menos vinos? Es hora de cambiar tu packaging y el diseño de tu vino. Empieza a generar de nuevo el interés de tus compradores y el de tus distribuidores que necesitan “carne fresca”. ¿Estás de acuerdo que el diseño puede ayudar a vender más vinos?

 

 

 

Compartir:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *